Mastretta MXT 2012 Originalidad mexicana


Mastretta MXT 2012

Presentación

MXT 2012 es el fruto del trabajo de un grupo de mexicanos, encabezados por los hermanos Mastretta, Carlos y Daniel, que vieron una oportunidad de colarse en el mercado mundial de los deportivos ligeros con un diseño sobresaliente y agresivo que está dando mucho de qué hablar.

El Coupé estilo inglés, ya que tiene un aire al vertiginoso Lotus Exige, es un vehículo pensado en los entusiastas de las carreras que gustan transitar por la ciudad a bordo de un vistoso juguete para adultos. Este formidable automóvil, hecho desde cero con materiales de competición y aeronáutica, combina armoniosamente los 930 kilos de peso con su motor Duratec 2.0 litros turbo cargado y caja de cinco velocidades que dan como resultado una excelente relación peso potencia que se vive con mayor intensidad sobre los asfaltados de carrera.

“Crear un auto visualmente atractivo es el primer paso para conquistar un mercado, premisa de carácter emocional que estamos seguros cubrimos íntegramente, sin embargo, para nosotros, la familia Mastretta, lo más importante se encuentra bajo la carrocería, elementos neurálgicos que ofrecen un rendimiento excepcional al primer auto de alto desempeño mexicano. Sin lugar a dudas el MXT es una mezcla excitante de belleza y tecnología así como de potencia y estilo de vida”, mencionó Daniel Mastretta, cofundador y ejecutivo de la marca automotriz.

Por su parte, el otro cerebro autoral del MXT Carlos Mastretta, dice con deleite que el deportivo manufacturado en la capital del Estado de México es un producto automotriz con verdadero carácter competitivo que brinda a sus dueños la satisfacción de poseerlo por su calidad de rendimiento y experiencia de manejo; lo que promete su diseño sin siquiera haberse sentado frente al volante.

Aunque es un auto orgullosamente Latinoamericano, su mayor mercado, aparte de México, se encuentra del otro lado del atlántico y son Inglaterra, Francia, Alemania e Italia, cuna del automovilismo deportivo, los principales consumidores del pequeño velocista. Medio Oriente y Asia ya abren sus puertas al exótico automóvil siendo su propio continente el que cerrará su avanzada ya que Estados Unidos espera la aprobación de las regulaciones de seguridad que exige la ley para dar la bienvenida al MXT. Si bien no es oficial, se especula que para 2013 Brasil y Argentina serán los primeros sudamericanos en ver transitar al Mastretta que se abre camino por todo el mundo a pasos agigantados.

En cuestión de días se concretará la entrega de los primeros dos coches de la camada, seguidos por 5 más que ya están comprometidos. Según Jean Paul Capin, directivo de Tecnoidea, casa matriz de Mastretta Cars, la proyección es llegar a 50 unidades comercializadas para finales del 2011, cifra que se verá incrementada en 500 en el transcurso de tres años. “Gracias a la publicidad no solicitada a la producción del famoso programa automotriz de la BBC de Londres Top Gear y al constante trabajo de negociación y marketing de nuestras ejecutivos y la fuerza de ventas a nivel mundial tenemos una lista de espera de seis meses, no sólo de cliente mexicanos sino de interesados que viven en varios países del viejo continente y el medio oriente”, expone Capin.

789.000 pesos mexicanos o 58.000 dólares estadounidenses es la cuota a pagar para tener un vehículo salido de ésta planta ensambladora artesanal, nada barato si se toma en cuenta que carece de todos los asistente electrónicos de conducción y de la gran cantidad de sistemas de seguridad modernos a los que estamos acostumbrados; todo un puristas deportivo.

Gama

Mastretta MXT 2012 se presenta con un solo nivel de equipamiento donde predominan los aspectos mecánicos sobre los de confort, por lo que si está interesado en adquirir un ejemplar de éste modelo automotriz no espere una larga lista de amenidades sino una carta de avances tecnológicos y mediciones dinámicas que lo posicionan como un fiero representante del segmento.

De serie, el Coupé trae a cuesta un motor central trasero transversal Turbocargado de cuatro cilindros en línea DOHC, con inyección electrónica de gasolina, 16 válvulas y 2.0 litros modelo Duratec que genera 250 caballos de fuerza al conquistar las 5,200 rpm. Con esta potencia el atlético mexicano alcanza los 100 kilómetros por hora en tan sólo 4.9 segundos y llega a tope de desplazamiento cuando la aguja muestra 240, regulación no por falta de capacidad del propulsor sin por la ausencia de una transmisión más eficaz que la de cinco marchas que se opta en ésta primera generación.

La carrocería es soportada sobre un chasis semi-monocasco construido a base de aluminio con piso de fibra de carbono y unido con adhesivo aeroespacial y remaches estructurales. Para mantenerse suspendido del suelo se utiliza un régimen de doble horquilla en la parte delantera y trasera apoyado con una barra estabilizadora y resortes helicoidales. En la punta de cada eje, cuenta con el sistema profesional de frenos de discos ventilados con mordazas de aluminio de 4 pistones marca spec, tecnología traída directamente desde Inglaterra para la detención de autos de carreras como el MXT.

Por fuera trae faros de niebla, entradas de aire deportivas, rines de aleación ligera de 17 pulgadas, alerón trasero y una sola boca de escape de gran tamaño y brillo. En el habitáculo se aprecia una pantalla a color que muestra el sistema de navegación satelital, panel de instrumentos digital, aire acondicionado, vidrios, espejos y seguros eléctricos, asientos y palanca de velocidades forrados en Alcántara, volantes de carreras, cámara de reversa y estéreo con entrada auxiliar para dispositivos MP3.

En cuanto a seguridad también es bastante austero ya que sólo dispone con sistema de absorción de impactos frontales hecho de aluminio y acero, cinturones de seguridad de tres puntos, barras de protección lateral y jaula de chromoly integrada al chasis para conservar la estructura del vehículo en caso de volcadura.

 

Mastretta MXT 2012 exterior

Mastretta MXT 2012 exterior

Exterior

Como suele suceder entre el grupo de representantes de los deportivos ligeros, el Mastretta MXT es un vehículo de apariencia muy compacta, sumamente bajo y de caderas anchas. Su línea de diseño futurista conjuga armoniosamente los ángulos rectos de los laterales y parte posterior con las marcadas curvas de su parachoques principal, capó y fascias.

De sólo verlo se nota la inspiración europea, industria que sabe muy bien cómo recrear el aspecto futurista de un auto partiendo desde el punto de vista funcional de la aerodinámica. Aunque no olvidemos que es de concepción 100% mexicana. Todo comienza en unos faros grandes y alargados puestos en posición descendente que en éste caso parecen dos franjas de camuflaje negro, como los usados por los militares en combate, que contrastan con la carrocería y ocultan los ojos circulares de tamaño mediano y dan cabida a dos de las tres tomas de aire frontales del auto. Le sigue un tercer enrejado horizontal, casi pegado al piso, los pequeños faros de niebla empotrados en la defensa y el italianizado logo de Mastretta pegado en la punta del capó, de fino tallado, que dibuja un casi perfecto semicírculo con elevaciones laterales y una entrada al centro.

A los costados se pone más rígido el diseño ya que se cuadricula el cuerpo del vehículo para darle cabida a otras dos enormes entradas de aire que dan respiro y enfriamiento a su motor Turbocargado de posición central trasero. El toque redondo lo aportan sus retrovisores bicolores y el trazo del techo que proyecta una marcada curva que termina como soporte del alerón trasero.

Si se le mira por detrás tiene pocas cosas que envidiarle a un costoso Lotus, Ferrari o Lamborghini pues su diseño sencillo pero extremadamente deportivo le confieren una belleza sobrecogedora. Las luces de freno, retroceso y de dirección mantienen la forma redonda de sus hermanas anteriores, imagen geométrica que se repite en la única salida de escape central que tiene el vehículo. A los costados se agregan dos entradas de aire más para sumar ocho en total y se exhibe el nombre Mastretta como corona tipográfica.

Como MXT 2012 es un auto hecho a la medida, Mastretta Cars ofrece a sus clientes una experiencia de diseño, construcción y compra de su vehículo con doce colores sugeridos y una paleta interminable a sugerencia del comprador que no sólo se aplica para darle vida a la carrocería sino también a la piel de los interiores, el tablero, calipers de los frenos y rines.

Mastretta MXT 2012 interior

Mastretta MXT 2012 interior

Diseño interior

Si bien el auto es de dimensiones compactas y bastante bajo, lo que dificulta un poco el acceso, el interior es sumamente espacioso y confortable ya que puede alojar cómodamente a dos adultos que alcanzan los 1.90 metros de altura. Los asientos responden al fiero aspecto exterior y el gran poder de su motor pues cuentan con un diseño que otorga suficiente agarre a los ocupantes que son expuestos a las altas fuerzas G que genera el MXT al acelerar, tomar las curvas y el momento de frenar. Dichas butacas no sólo son deportivas sino suficientemente refinadas y duraderas pues están forradas en piel Alcántara y hechas de fibra de carbono. Se extraña el movimiento eléctrico de los sillones que seguro le daría un elemento urbano bastante cotizado en la actualidad.

El tablero central es algo sencillo pero funcional. Escasean los botones y perillas habituales, que al parecer no son necesarios en éste vehículo y se concentra en soporta con solvencia el panel de instrumentos de presentación digital, salidas del aire acondicionado, volante deportivo y pantalla multimedia que incorpora  navegación satelital, conectividad auxiliar, comunicación manos libres y cámara de reversa. Los vidrios, espejos retrovisores y seguros son eléctricos, elementos de confort que se agradece no haber obviado.

Mastretta MXT 2012 prueba

Mastretta MXT 2012 prueba

Prueba de manejo

Ya que todavía no se ha concretado una prueba de manejo oficial que involucre a los medios de comunicación especializados, según pilotos y personal adscrito a la compañía, el Mastretta MXT 2012 es un vehículo que otorga una respuesta inmediata del motor con una emisión de potencia constante que permite alcanzar velocidades elevadas sin mayores contratiempos y con la seguridad estructural de un vehículo de carreras.

Pensado en los entusiastas del manejo deportivo, el desarrollo del velocista mexicano se concentra en la agilidad, agarre y relación peso-potencia dejando a un lado la incorporación de asistentes de conducción activa que limitan el manejo atrevido en la mayoría de los autos modernos; pasión de los puristas.

El chasis, construido en aluminio y fibra de carbono, junto con la suspensión de doble horquilla genera una aceleración lateral de hasta 1.1 G, mientras que el sistema de frenado aporta una excelente potencia, suficiente para controlar el vertiginoso recorrido del MXT.

A pesar de su notable desempeño, el Mastretta tiene la robustez y practicidad para ser usado en ciudad o en cualquier tipo de viaje de larga distancia donde seguro saldrán a flote todas sus capacidades de pista para dejar en ridículo a cualquier automóvil que ose retarlo cuando vista de civil.

Mastretta MXT 2012 conclusiones

Mastretta MXT 2012 conclusiones

Conclusiones

Lo que comenzó en el mundo del medio de transporte público hace más de 20 años ahora se convierte en un ambicioso proyecto que sienta las bases de un modelo de negocio que México parecía desconocer. Ya probadas las mieles del éxito, puesto que su auto comienza a tener protagonismo en la industria automotriz internacional, no queda duda que lo que le resta a Mastretta Cars por hacer es comenzar a sacarle el jugo a su infraestructura para atacar en un futuro cercano segmentos que están abiertos a la posibilidad de tener un competidor de origen mexicano; claro, con base en la moldeable arquitectura del MXT, por lo menos en un principio.

Personalmente me quedan pocas cosas buenas que por decir del MXT sin caer en la aburrida repetición ya que en los últimos meses no para de ser piropeado por la prensa especializada, empresarios, ejecutivos y público general interesado en el mundo automotriz. No podía ser de otra manera ya que tiene un caparazón excelente, interiores adecuados y un motor que pone los pelos punta. Sólo falta que se termine de engrasar la máquina de producción para empezar a ver seguido al mexicano más rápido del planeta surcando las carreteras de todo el mundo.

Pedro Pablo Pérez (Fav24)