Mercedes-Benz SLS AMG E-Cell 2013. Cuatro ruedas, cuatro motores eléctricos

Mercedes SLS AMG E-Cell 2013

Mercedes SLS AMG E-Cell 2013

La tecnología verde invade cada vez más al sector automotriz mundial. Ya no sólo se limita a vehículos familiares y compactos pensados en la cotidianidad citadina, sino que también posa sus ojos en los poderosos deportivos,  que apuestan  por los adelantos ecológicos al comenzar a modificar su matriz energética, basada tradicionalmente en el alto consumo de combustible, para usar el poder de la electricidad que en estos tiempos no limita sus capacidades velocistas y mucho menos la espectacularidad de sus diseños.

Ya son varias las marcas que los últimos años han mostrado sus conceptos en diversas ferias automotrices alrededor del mundo para sorpresa de los asistentes. Ahora le tocó el turno a Mercedes-Benz, que presenta en 2011 su nuevo superdeportivo, el SLS AMG E-Cell, versión eléctrica del archiconocido ‘alas de gaviota’ que posiblemente saldrá a la venta en 2013 en cantidades limitadas.

El rival del Audi E-Tron y el Porsche 918 en la batalla de los súper veloces ambientalistas europeos, cuenta con cuatro motores eléctricos independientes, uno por cada rueda, capaces de llegar hasta las 12.000 rpm para engendrar los 526 caballos de potencia y 880 Nm de par máximo de los que el auto presume.

El trabajo en equipo de sus varios músculos mecánicos y la transmisión automática con cuatros tipos de conducción: C, Sport, Sport+ y Manual, hacen que el Mercedes SLS AMG E-Cell logre acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en 4 segundos y duplica esa velocidad cuando la aguja del cronómetro marca 11. El fabricante estima que este modelo de energía alternativa tiene un rendimiento similar al visto en el V8 6,3 litros de 563 unidades de poder, alimentado por gasolina, que usa el hermano gemelo del conservacionista alemán.

La energía del Mercedes E-Cell 2013 se almacena en tres baterías de iones de litio de 16 kWh cada una, que regalan al vehículo una autonomía de 170 kilómetros de recorrido, apoyado por el sistema de frenado regenerativo que constantemente envía electricidad a las fuentes de poder. El proceso de recarga es sencillo, aunque un poco lento, pues requiere de entre 6 y 8 horas conectado a un punto de corriente de 220V para llenar al máximo.

Con un motor por rueda y un sistema que controla la potencia que llega a cada una de ellas en cada momento, se puede decir que el SLS AMG E-Cell cuenta con tracción total inteligente, una versión parecida al 4×4 que otorga una motricidad óptima al automóvil. Ya que su temperamento es de lo más volátil, el E-Cell necesita de unos excelentes frenos, por lo que incluye cuatro enormes discos de carbocerámica de 402 milímetros de diámetro en la parte delantera y 360 en la parte trasera, que ayudan a la berlina a detenerse en un santiamén.