La relación entre Volkswagen y Suzuki pasa por su peor momento

La relación entre Volkswagen y Suzuki pasa por un mal momento

La relación entre Volkswagen y Suzuki pasa por un mal momento

Es importante tener presente que, cuando en el año 2009 Volkswagen compró alrededor de un 20% de participación de Suzuki por una cifra que rondaba los 2,5 billones de dólares, los accionistas recibieron la noticia con la esperanza de ver a firma alemana crecer apoyada en la tecnología japonesa de Suzuki como líder dentro del segmento de los miniautos. Además, se esperaba que Suzuki sacara ventaja de la tecnología híbrida desarrollada con gran éxito y aceptación por parte de los ingenieros de Volkswagen.

Yasuhito Harayama, Vicepresidente Ejecutivo de Suzuki, responsabiliza directamente a Volkswagen de que, a 18 meses del acuerdo entre ambas compañías, el mismo no hay rendido como se lo esperaba. “Dejamos muy claro cuando nos unimos a Volkswagen que no queríamos consolidarnos como una sola marca y que queríamos mantener nuestra independencia. Tenemos la necesidad de replantear nuestra situación y regresar al principio de todo. Creemos que es sumamente necesario dejar en clara la independencia de cada compañía así como la colaboración que existe entre ambas para asegurar una buena colaboración”, sostiene Harayama.

Las palabras del Vicepresidente Ejecutivo de Suzuki fueron expresadas en referencia a los rumores que, de un tiempo a esta parte, aseguran que Volkswagen podría tomar el control absoluto de las actividades de Suzuki. Para Harayama, “la interpretación de tamaño de ambas compañías difiere mucho”: “Lo que seguramente con el paso del tiempo ha confundido a Volkswagen creyendo que nuestra compañía se encuentra bajo su resguardo”.

Los analistas especializados aseguran que el problema entre las dos firmas ha llegado a tal grado que ya no existen planes de colaboración entre ambas compañías. Para ello, señalan que en el pasado mes de junio, Suziki confirmó el acuerdo de compra de los motores 1.6 diesel de Fiat para un nuevo auto que se encuentran desarrollando y que fabricarán en Hungría. Esto indica, claramente, que Suzuki está haciendo las cosas sin la ayuda de la firma alemana.