Suzuki Swift 2012


Suzuk iSwift 2012

Presentación

Apoyada en la buena aceptación del primer Swift comercializado en el mercado mexicano, que llegó a representar poco más del 40% de las ventas de la marca, la japonesa Suzuki presenta en 2011 la reinterpretación del conocido subcompacto, hijo pequeño de la formación de cinco integrantes que incluye a la bien aceptada Grand Vitara, el SX4 sedán, SX4 ‘crossover’ y el elegante Kizashi.

El nuevo Swift 2012 sorprende gratamente con una estética de singular atractivo, lavado de cara que le permite ser absolutamente reconocible pero al mismo tiempo totalmente diferente a su predecesor. La evolución del hijo prodigio de la ensambladora nipona se aprecia principalmente el su nuevo diseño aerodinámico, cambio de faros y luces traseras, rediseño de la parrilla, mejora en la presentación de tablero y panel de control, introducción de mejores materiales de interiores y en la colocación de asientos de mayor belleza y comodidad. La nota discordante la toca su motor, que pierde 100 centímetros cúbicos frente a su anterior versión, no obstante mantiene el mismo caballaje y mejora el rendimiento de gasolina, hecho que suaviza la crítica del cambio mecánico.

189.000 pesos mexicanos, unos 17.000 dólares estadounidenses, es su precio de venta al público, nada mal para un vehículo que tiene porte, buen nivel de equipamiento y excelente consumo; el Swift 2012 es el perfecto ‘citycar’ para un público juvenil que piensa adquirir su primer automóvil.

Gama

Como ocurrió con el modelo anterior, el juvenil cinco puertas, vehículo de entrada a la marca de origen japonés, ataca el mercado mexicano con una sola versión que reúne todo el equipamiento de lujo y confort que Suzuki Motor tiene destinado al hijo más pequeño y consentido de su camada.

El Swift 2012 de segunda generación en México pero tercera en el mundo acomoda bajo el capó un motor de cuatro cilindros 1.4 litros de 16 válvulas VVT, que genera 100 caballos de fuerza y un torque de 98 libras pie. Para dar movilidad al vehículo compacto, el propulsor se acopla a una transmisión manual de cinco velocidades y se opta por una dirección eléctricamente asistida.

Por ahora dejamos a un lado lo mecánico para concentrarnos en lo estético, que en definitiva es el fuerte del auto. Swift da brillo al rediseñado exterior al acomodar vidrios entintados color verdoso con filtro UV, carcasas de espejos retrovisores y manijas de puertas del mismo color de la carrocería, iluminación halógena, faros de niebla, tercera luz de freno, spoiler y rines de aluminio de 16 pulgadas.

Por dentro es una cajita de sorpresas. Tiene aire acondicionado, volante forrado en piel ajustable en altura y profundidad con botones insertos para control del audio, vidrios, seguros y retrovisores eléctricos, espejo interior con sistema antirreflejo, ajuste de altura en silla del conductor, computadora de viaje, indicadores electrónicos en el panel de control, desempañador del vidrio trasero, estéreo con lector de CD y MP3, seis bocinas, conexión USB, apertura remota de cajuela, tomacorriente de 12V, espejos de vanidad y portavasos en las dos hileras de asientos.

Para proteger la integridad de los ocupantes, Suzuki instaló en el Swift 2012 sistema antibloqueo de frenos (ABS), distribución electrónica de fuerzas de frenado (EBD), barras laterales de protección en puertas, bolsas de aire frontales, cinturones de seguridad de tres puntos para los 5 ocupantes, anclaje ISOFIX en asientos traseros para sillas de niños y diseño exclusivo de pedales para protección de pies en caso de colisión.

Hecho un repaso del equipamiento mecánico, estético y de confort, no queda duda de que el Suzuki Swift 2012 es un auto muy bien concebido por la ensambladora oriental; pesadilla reformulada para terror de sus competidores más cercanos como lo son Peugeot 207, Toyota Yaris y Renault Sandero.

 

Exterior Suzuki Swift 2012

Exterior Suzuki Swift 2012

Exterior

A vuelo de pájaro parece mentira que Suzuki haya hecho cambios tan radicales en la estructura de su caballito de batalla, como dicen los voceros de la marca. Son tan sutiles y puntuales las intervenciones del cuerpo metálico que prácticamente es necesario confrontar las dos generaciones para diferenciarlas entre sí. Pero esto no quiere decir que el trabajo realizado en el rejuvenecimiento del automóvil merezca pasar por debajo de la mesa; todo lo contrario, reafirma la calidad de la pluma de sus diseñadores, que con pocas modificaciones de carrocería lograron reformular un producto simpático a la vista para hacerlo más actual y atractivo.

Los cambios pasan principalmente por el crecimiento de las dimensiones de los grupos ópticos y faros traseros, que ahora se ven más alargados y dinámicos que los instalados en la anterior versión. Rines más grandes que estrenan dibujo, ventanas crecidas, deportivo spoiler y puerta trasera más ancha completan la transformación del pequeño gigante.

Aunque siempre llama la atención lo nuevo no hay que olvidar elementos físicos que a pesar de ser bien conocidos aportan grandes dosis de personalidad al Swift 2012. Destaca la parrilla central con tramado en forma de panal de abeja y la ‘S’ angular que representa la marca al centro de la misma, los faros de niebla y la gran sonrisa que dibujan sus dos parachoques, delantero y trasero; un lujo estético que seduce al público juvenil que se ve identificado con este producto 100 porciento urbano.

Interior Suzuki Swift 2012

Interior Suzuki Swift 2012

Diseño interior

En el habitáculo posiblemente es donde se aprecie con mayor claridad la mejoría que expresa la segunda generación del Swift que ha circulado en México. Los plásticos son definitivamente de mejor calidad y el tablero cuenta con un diseño más moderno, semejante al usado por el Kitashi, sedán de un segmento más elevado.

El volante, con su forro de piel y botones insertos para controlar la música, es quizás el elemento más estético del interior del Swift 2012. No se quedan atrás los relojes instrumentales y algunos detalles platinados que dan vida a la cabina.

Los asientos delanteros son bastante cómodos, no así los traseros, que difícilmente reciben a los tres ocupantes que prometen, más si éstos exceden cierta altura. Eso sí, no hay que hacer problema de este detalle, ya que no podemos olvidar que estamos frente a un subcompacto que creció en dimensiones para luchar contra esta desventaja generalizada.

Con respecto a la cajuela y su espacio para transportar objetos hay que subrayar que viene equipada con un piso removible de fácil manipulación, que aumenta o disminuye la capacidad de carga del vehículo según sea la necesidad. El máximo de área es de 210 litros, superficie que se ve mejorada en más del doble si se abaten los asientos traseros.

Prueba de manejo Suzuki Swift 2012

Prueba de manejo Suzuki Swift 2012

Prueba de manejo

Con el motor que ostenta, cuatro cilindros 1.4 litros de 100 caballos de fuerza, el Swift 2012 es más rendidor que veloz, aunque no decepciona en la autopista ya que una vez encarrerado alcanza velocidades satisfactorias.

En la arrancada, especialmente en subida, se siente la pérdida de torque que sufrió en la mutación generacional; sin embargo no es mal de morir ya que tiene capacidad de reacción, tardía pero segura.

En las curvas es bastante confiable y si no viene muy cargado sorprenderá satisfactoriamente a la hora del rebase. El volante se siente bastante rígido, ya que su dirección eléctricamente asistida que reacciona a la velocidad ofrece confianza al conductor. A esto se le suma el nuevo grosor del timón, que mejora la experiencia de manejo dando impresión de mayor deportividad.

Como algunos de sus compañeros de segmento, Swift 2012 es un vehículo confiable, de gran desempeño y servicio en la ciudad gracias a su personalidad apacible y relajada, estado anímico que cambia en cuestión de segundo cuando siente mayor presión en los pedales y divisa un camino largo y despejado frente a él.

Conclusiones Suzuki Swift 2012

Conclusiones Suzuki Swift 2012

Conclusiones

Definitivamente Suzuki se jugó una buena carta con este acomodo estético dado al mayor vendedor de su familia. Ahora se muestra más moderno, robusto y seductor no sólo por fuera sino también por dentro. Por lo visto, esta vez los orientales no escatimaron esfuerzo y recursos en la realización de su producto, cuidando el sentido del tacto igualmente que el de la vista, asunto que en el modelo anterior no había sido tomado muy en cuenta.

Aunque el crecimiento de nivel es sustancial, el precio no se vio forzado a un alza malsana. A mi parecer está bastante ajustado a lo que ofrece: excelente equipamiento, complaciente motor, mejorados interiores, crecido espacio y por encima de todo un embellecido físico que al final del día es el gacho que en la mayoría de las veces cautiva al público mexicano y mundial. No olvidemos el dicho popular, ‘de la vista nace el amor’.

Versión única

Manual de cinco velocidades

ABS, EBD

4 cilindros 1.4 litros, 16 válvulas VVT

100 caballos de fuerza

98 libras pie