Real Madrid y Barcelona chocan en un clásico definitivo

Gareth Bale está disponible para el Real Madrid, Barcelona no tendrá a Neymar

No hay fecha que no se llegue, ni plazo que no se cumpla, hoy es el día del Clásico de España, un partido que divide al mundo del fútbol, Barcelona y Real Madrid se encuentran en la cancha del Estadio Santiago Bernabéu, blancos y Culés chocan en un encuentro que podría darle rumbo a La Liga, los dirigidos por Zinedine Zidane quieren dar un golpe definitivo y dejar en KO al Barcelona, mientras que los catalanes ven pasar el último tren que podría llevarlos al campeonato, pero para eso no tienen otra opción que salir de Madrid con los tres puntos.

Mucho se ha hablado sobre el momento tan distinto que viven ambas escuadras, Real Madrid llega al encuentro como líder solitario de liga, con tres puntos de ventaja y un partido pendiente, además de que vienen de acceder a la Semifinal de la UEFA Champions League al imponerse al Bayern Múnich por un global de 6-3.

Por otro lado el Barcelona viene golpeado anímicamente, ya que ha perdido varias oportunidades de alcanzar a los merengues en la cima y en caso de no ganar esta tarde, se estarían despidiendo de la oportunidad de ser primeros, además vienen de ser eliminados de la máxima justa de clubes del fútbol europeo, ya que fueron superados de manera clara por la Juventus, que se impuso a ellos 3-0 en los Cuartos de Final.

El equipo de Chamartín recuperó a Gareth Bale para este encuentro, el delantero galés superó sus problemas musculares y ya ha entrenado al parejo y depende de Zidane si lo alinea de inicio y lo usa como un repulsivo. Caso a contrario al Barcelona, que no podrá contar con uno de sus jugadores en mejor forma, ya que Neymar fue suspendido por tres partido y no tendrá participación en este importante encuentro.

Real Madrid y Barcelona se encuentran en una edición más del Clásico más importante del mundo, a pesar del momento tan distinto en el que llegan ambos equipos, el espectáculo está garantizado y los dos saldrán con todo para llevarse la victoria, que significa mucho más que los tres puntos.