Beyonce: Tengo problemas en el escenario al cantar

Beyonce Knowles con problemas en el escenario

Beyonce Knowles con problemas en el escenario

“Moqueo mucho y cuando canto no puedo sonarme, así que a veces me ha pasado que se me ha llegado a salir una pompa”, dijo Beyonce.

Pero la nariz no es el único problema que Beyonce de la intérprete de “Girls” en el escenario, ya que también ha confesado que necesita grandes ventiladores alrededor de ella constantemente porque suda mucho.

“Todos piensan que tengo seguidores porque voy muy a la moda, pero trabajo muy duro en los escenarios y si no lo hiciera, no me seguiría tanta gente”, dijo Beyonce.

Beyonce, la esposa de Jay-Z, también confesó no le gustan sus pies, debido al esfuerzo a que los somete al usar siempre tacones de vértigo.

 

“Moqueo mucho y cuando canto no puedo sonarme, así que a veces me ha pasado que se me ha llegado a salir una pompa”, declaró la cantante de 29 años a Bang News.

Pero la nariz no es el único problema de la intérprete de Girls en el escenario, ya que también ha confesado que necesita grandes ventiladores alrededor de ella constantemente porque suda mucho.

“Todos piensan que tengo seguidores porque voy muy a la moda, pero trabajo muy duro en los escenarios y si no lo hiciera, no me seguiría tanta gente”, dijo la cantante.

Por otro lado, la esposa de Jay-Z no le gustan sus pies, debido al esfuerzo a que los somete al usar siempre tacones de vértigo.

En declaraciones a un programa de la cadena de televisión británica ITV en diciembre, confesó: “Si pudiera cambiar una parte de mi cuerpo serían los pies. Después de tantos años bailando, están un poco masacrados. Además llevo siempre pendientes grandes porque no me gustan mis orejas”.

A pesar de esto, los problemas de Beyoncé con sus pies no la frenan a la hora de gastarse 10.000 euros en la londinense Oxford Street a principios de esta semana. Un testigo que la vio comprando comentó que “parecía una escena sacada de la película Pretty Woman. Todos se quedaron alucinados de la velocidad con la que elegía la ropa, y cuando llegó a la sección de zapatos, incluso aceleró la marcha. Está claro que le encanta el calzado”.