¿Cómo cambiar una llanta?

No te preocupes si es que llegas a tener ese inconveniente, es fácil de solucionar.

¿Cómo cambiar una llanta?, dicen que esta es una de las cosas que “todo hombre debería saber”, aunque eso no es verdad, pues las mujeres deben estar igual de preparadas para este tipo de sucesos, sobre todo si es que manejan habitualmente solas.

Es muy común que una de tus llantas tenga que ser sustituida por la de refacción, y en algunos momentos optamos por pagar a alguien para que vaya por el vehículo o para que cambie la llanta que hacerlo nosotros mismo, pero no te preocupes, aquí te diremos cómo hacerlo.

Ubica tu llanta de refacción.

Esto debes saberlo desde el instante en que te entreguen el auto, pero si se te ha llegado a olvidar, es muy importante que lo recuerdes o que justo ahora la vayas a ubicar, porque debes saber hacia donde moverte para empezar con este proceso.

Ubica tu herramienta.

Cada auto es único, no sólo en su forma y complementos, en ocasiones, hasta la forma de las tuercas que sostienen la llanta lo son, por lo que deberás usar la herramienta que viene con el automóvil. En caso de que no sea así, debes buscar todo lo necesario lo más pronto posible.

Normalmente la herramienta que cada unidad tiene es:

-Llave

-Seguro (algunos autos)

-Gato hidráulico

-Cono o triángulo de precaución.

Saca la llanta de refacción.

Esta llanta normalmente está asegurada con una especie de torniquete, asegúrate de quitarlo para poder utilizar la llanta de refacción.

Usa el gato hidráulico para levantar el auto.

Este paso es el que normalmente suele ejercer más miedo por la zona en donde se debe colocar. Cada automóvil tiene unas pequeñas franjas bajo la unidad, justo a la altura de las puertas. Es ahí en donde debes colocar el aparato y comenzar a subir la unidad.

Desatornilla la llanta dañada.

Utiliza la llave y seguro (en caso de ser necesario) para quitar las tuercas. En algunas ocasiones estas estarán muy apretadas, por lo que tendrás que utilizar toda tu fuerza o tu propio peso para que estas se muevan. Recuerda que para aflojar das vuelta a la derecha.

Coloca la llanta de refacción y asegúrala.

Ahora sólo debes poner la llanta de refacción en donde se encontraba la dañada, utilizar los mismos tornillos para asegurarla y listo. Ya puedes volver al camino.

Recuerda que la llanta de refacción no es completamente segura. Claro que te sirve para estar en la calle y circular con normalidad, pero no hay nada como tener una llanta al 100% para esto y una más como refacción por cualquier cosa.

También te puede interesar:

Los 5 Modelos De Auto Más Vendidos En México