Cinco poemas dedicados a México y su belleza

Resaltan la belleza de un país increíble.

México tiene muchas cosas buenas y a veces a los mexicanos nos falta valorar el maravilloso país en el cual nacimos, un país rico en cultura, historia y naturaleza y aunque sea en estas fechas, no está mal acordarnos de los increíble que es nuestro país y es por eso que queremos celebrar con estos 5 poemas dedicados a México.

Algunas están dedicados a un sitio en específico, otro a lo que representa México para nosotros, pero en cada uno se busca resaltar lo hermoso que es este país.

Estos son 5 poemas dedicados a México.

Suave Patria de Ramòn Lòpez Velarde

Suave Patria: tu casa todavía

es tan grande, que el tren va por la vía

como aguinaldo de juguetería.

 

Y en el barullo de las estaciones,

con tu mirada de mestiza, pones

la inmensidad sobre los corazones.

A la Ciudad de México de Salvador Novo

¡México! ¡Capital! ¡La populosa

ciudad donde orgullosa

ostenta Flora su vergel más lindo!

¡No os extrañe si yo por ella brindo,

que es mi ciudad natal, donde he nacido,

donde la luz del sol he conocido!

Agua de Tabasco de Carlos Pellizer

Agua de Tabasco vengo

y agua de Tabasco voy.

De agua hermosa es mi abolengo

y es por eso que aquí estoy

dichoso con lo que tengo.

Tu bandera – Anónimo

Tus colores Bandera querida, he visto muy de cerca tus colores,

el verde de la esperanza, el blanco de la pureza,

y el rojo de nuestra sangre y nuestros héroes.

Bandera querida, he visto muy de cerca tus colores,

y en ellos están representados todos los ideales de mi pueblo, mi México querido.

Poema dedicado a México de Joaquín Sabina

Uno escribe siempre la misma canción
sobre un niño con cara de viejo
que se atreve a volar bajo el cielo marrón
que agoniza detrás del espejo.

Uno inventa siempre la misma canción
del poeta borracho y su musa
del teclado mellado del acordeón
del pecado mortal sin excusas.

Uno canta siempre la misma canción
otra noche en el bar de la esquina
cerca de la estación donde duerme un vagón
cuando el tiempo amenaza rutina.

Uno rumia siempre la misma canción
como un perro ladrando a la luna
con la misma trompeta y el mismo trombón de mariachi
que no hizo fortuna.

Uno acaba nunca la misma canción
con aromas de antiguos corridos
luego llega la hora de alzarse el telón
en mi México, lindo y querido.

¿Vas a dar el grito de independencia? Estos son los mejores lugares para hacerlo.