Cómo actuar ante la agresividad de los niños

Si al relacionarse, detectas comportamientos de agresividad en tu hijo, habla con él porque esta situación les afecta a ellos también.

Un rapto de capricho o un berrinche puede formar de la normalidad del comportamiento propio de un niño pequeño. Pero cuando se torna habitual la agresividad de los niños, como que grite o golpee en medio de un ataque de enojo con sus padres o en otras circunstancias, quizá sea momento de encender las alarmas.

La agresividad de los niños es, de acuerdo a los especialistas en educación infantil, es una señal de un problema que conviene desentrañar acudiendo a un profesional de la psicología de niños. Quizá exista un problema familiar que lo afecta o el modo de educarlo no está siendo el correcto.

En ocasiones, a los niños se lo consiente demasiado y esto los lleva a no tener margen para una negativa de sus padres o un conflicto con sus compañeros de colegio. Cuando no logra expresar sus sentimientos con palabras, acaba por recurrir al berrinche, a los gritos e inclusive a los golpes; la agresividad sale a la luz.

Tampoco está de más analizar si en el hogar, el pequeño presencia situaciones de agresividad, por mínimas que estas sean, dado que pueden estar imitando comportamiento de los adultos de la casa.