¿Cuándo no conviene una amiga?

No hay nada como una amiga con la que te levas muy bien. Aléjate de quien no te conviene y encuéntrala.

¿Cuántas veces nos hemos topado en un centro comercial, en el cine o en una tienda con dos amigas que evidentemente tiene lo que se denomina una relación asimétrica?

Una no hace otra cosa que resaltar o poner en primer plano todos los defectos que encuentra en la otra, quien asume sin chistar las críticas de quien se supone que la quiere.

Malos modos para hablarle o para hacerla callar, generando en quien sufre los ataques una sensación de vergüenza. Pero esto no suele ocurrir solo en público, ya que en privado también se dan escenas por el estilo.

Desde la psicología, se hace referencia a vínculos enfermizos, donde la una parece necesitar de la otra, tanto la que marca los puntos negativos de la otra, porque reafirmar su presunta superioridad, y la otra porque ha ido perdiendo autoestima con el correr del tiempo de relacionarse.

Pero es básico que el lado débil de esta clase de amistad abra los ojos, u otra persona lo haga por ella, para ponerle fin a un círculo vicioso que no hará más que perjudicarla. El afecto entre amigos nada tiene que ver con la agresión permanente de uno hacía otro. Lo mejor será alejarse y en caso de no poder hacer por si misma, buscar la ayuda o el asesoramiento de un profesional.