El asesoramiento previo al divorcio evita problemas futuros

El divorcio no sólo afecta en el plano emocional sino también, en el económico y en otros más.

Una vez que una o ambas partes han tomado la decisión de divorciarse y poner punto y final al matrimonio, es necesario analizar los pasos a dar, antes de embarcarse en el proceso de divorcio. El aspecto afectivo o emocional es importante, no puede negarse, pero existen otros a contemplar.

Sin el miedo a mostrarse como puramente materialista, es necesario que una y otra parte consulten a profesionales contables o administradores para poder tener un reporte claro sobre los bienes existentes, para no encontrarse con sorpresas que sumen conflicto a una situación que es por si misma dura de sobrellevar.

Pero es también positivo que se están por divorciarse sepan que el otro va a hacer sus consultas legales o financieras, revisando toda la documentación correspondiente. Esto evitará luego enojos y malos entendidos y, si hay hijos de por medio, también se protegerán sus propiedades o dinero a futuro.