El papel del padre previo a la llegada del bebé

El papel del padre previo a la llegada del bebé es fundamental porque es el inicio de una buena relación con su hijo.

Los papás no viven la llegada del bebé de la misma forma que las mamás. Suelen tener una proximidad un poco menos afectiva y se comportan de forma distinta, incluso a veces llegamos a preguntarnos si de verdad está preparado para un bebé.

Para que haya una buena relación padre-hijo, debemos incluir al futuro papá en los 9 meses de embarazo. Es necesario valorar su lugar respecto al bebé y darle tiempo para que asimile estos cambios en su vida.

El papel del padre previo a la llegada del bebé debe empezar durante el embarazo.

Tú sientes cómo se mueve el bebé, él no. Pídele que te acompañe a las citas con el doctor y que esté presente en los ultrasonidos y pruebas médicas. Deja que sienta las patadas del bebé, que acaricie tu barriga y que le hable a su futuro hijo.

“El padre tiene que aprender a entrar en la realidad del bebé, debe estar presente desde el principio de la relación con el bebé”, explica Daniel Bailly, un pedopsiquiatra.

Si él no está lo suficientemente involucrado con la llegada del bebé, háblale, pues primero deben comunicarse como pareja. Preocúpate cuando no logres un cambio ya que ésto envía de forma involuntaria, signos preocupantes sobre el futuro de su relación con su hijo.

Una de las cuestiones más difíciles de asimilar para los futuros papás es que la mujer ya no es sólo su amante sino que una madre también. Esta realidad es indispensable que la sepan, pues ahora ya no es una relación amorosa exclusiva sino que se incluye a un personaje muy importante: el bebé.

El padre puede tener miedo o temor de asistir al nacimiento del bebé, pero si le hablas y le dices lo importante que es y lo que significa para ti y su bebé, podrás hacer que reflexione.

No ejerzas demasiada presión porque a veces, esto se debe a traumas que vivió él. Tampoco lo culpes si se niega a asistir porque sólo causarías un malestar y un bloqueo que podría generar un resentimiento que cause daño a la relación familiar.