El reflejo de pujar en el parto

En un parto natural, una fuerte sensación en el suelo de la pelvis origina el reflejo de pujo. Es algo natural, así que no te preocupes porque el momento llegará.

Durante el proceso de parto natural, la mujer va experimentando diferentes sensaciones, alguno de los cuáles pueden resultarle muy intensos.

Si se trata del primer parto, la sorpresa se previene con información.

Cuando la dilatación ya es completa, previo al parto, llega un momento crucial, llega el momento de ‘pujar’. Lo que se conoce como reflejo de pujo del parto, se manifiesta como una fuerte presión que siente la madre, y que se localiza en el suelo de su pelvis. Junto a esta, llega la urgencia de realizar una expulsión desde su interior, con el fin de dar a luz a su bebé.

Lo que ocurre en este punto es que la musculatura pélvica se ha distendido, lo que provoca como consecuencia el reflejo de pujar. Se contrae el diafragma, al igual que los grupos musculares del abdomen.

Puede afirmarse que la naturaleza hace su trabajo en la aparición de esta necesidad fisiológica al momento del parto, sin vuelta atrás, de expulsar al bebé. Sobre la pertinencia de dirigir estos pujos existe toda una controversia, dependiendo de cada médico. Consúltalo con el tuyo y saca tus conclusiones.