El sabor del semen

Así que según los expertos, el sabor depende de la alimentación del hombre.

Una duda que muchas mujeres se han preguntado es sobre el sabor del semen, ese fluido que secretan las glándulas genitales masculinas.

Nutricionistas e investigadores han determinado que el sabor del semen, al igual que el de otras secreciones corporales, depende en gran parte, de la dieta que sigamos. Un ejemplo en las mujeres  ocurre con la leche materna, pues los espárragos le dan mal sabor y las almendras lo mejoran.

Algunos creen que el semen puede no tener sabor y su textura es espesa. Otros se oponen y creen que el sabor del semen depende de la dieta. Una alimentación alta en proteínas hace que el sabor del semen sea similar a la mantequilla; y los lácteos le san al semen un sabor ácido pero agradable.

Los amantes de los alcoholes fermentados, los dulces y las frutas hacen que gracias a estos ingredientes altos en azúcar, el sabor del semen sea mejor. Una vez asimilados en el organismo, estos generan reacciones químicas que se traducen en una mejor aceptación del sabor del semen. Una dieta que incluya ajo producirá un semen menos viscoso y con sabor neutro gracias a las propiedades desintoxicantes.

Asegúrate de preparar un rico postre, coman románticamente juntos y después, no tengas miedo de dar un buen sexo oral. Recuerda que aunque en algunos hombres produzca placer, no es necesario que te tragues el semen y sentir su sabor; esto no tiene ninguna contraindicación. Por otro lado, si quieres hacerlo, cuida de que no esté tanto tiempo en contacto con tu lengua.

Y de hecho, el semen tiene otra ventaja: es bueno para la piel. El semen tiene hormonas (sobretodo testosterona) y a nivel de la mucosa como es la vaginal, actúa mejorando la elasticidad de la piel y previniendo la resequedad vaginal. Incluso su efecto se potencializa durante la menopausia.