Una nueva forma para que las mujeres enfrenten el envejecimiento en Japón

Ya existe todo un catálogo de artículos electrónicos de nueva generación que auxilian a las personas de edad.

En Japón han buscado una nueva forma para que las mujeres enfrenten el envejecimiento, esto ante la realidad de que Japón tendrá mayoría de población por encima de los 75 años en 2025, se prepara para enfrentar la situación con la innovación tecnológica, y si nosotras tenemos la posibilidad podremos obtener algún artilugio de estos.

Ya existe todo un catálogo de artículos electrónicos de nueva generación que auxilian a las personas de edad, como Mimamori Tag, del tamaño de un pulgar y que puede llevarse en cualquier bolso, cartera o adherido a un zapato.

Gracias a la tecnología Bluetooth, si su portador se extravia pero pasa cerca de una persona que a su vez haya bajado a su teléfono inteligente la aplicación respectiva, su ubicación se enviará a los servidores de la empresa que administra el aparato.

Una modalidad de este equipo es que la aplicación receptora puede instalarse en una tableta en comercios de la localidad donde viva el portador, y de nueva cuenta los datos de localización serán enviado a la central de almacenamiento.

Entre más personas y comercios voluntariamente descarguen esta apliación, más información podrá recabarse y más sencillo será ubicar a un anciano perdido, señalan sus diseñadores.

El Mimamori es un aparato de segunda generación que reemplazará a lo largo del tiempo a los dispositivos GPS que ya se usan en cientos de municipalidades japonesas para encontrar ancianos perdidos.

Cada aparato tiene un costo de 20 dólares y una renta mensual por el servicio de menos de dos dólares, precisó un despacho de la agencia Kyodo.

Las personas de edad avanzada que padecen demencia y se perdieron en Japón sumaron 12 mil 208 en 2015, 27.1 por ciento más en relación a 2012, y representan el 14.9 por ciento de todos los reportados como perdidos en el país.

El envejecimiento en la población mexicana plantea nuevos retos de salud y económicos para el país, toda vez que para 2050 se prevé que el sector de personas con 60 años o más pasará de 9.5 a 21.5% de los habitante.