Frases célebres de Eduardo Galeano

Frases célebres de Eduardo Galeano

Frases célebres para recordar al escritor Eduardo Galeano, acompáñanos en este sencillo homenaje.

El importante escritor uruguayo Eduardo Galeano falleció el pasado 13 de Abril. La fuerza plasmada en sus letras y el impacto de sus obras literarias quedarán presentes en nuestros corazones.

En esta ocasión brindamos un pequeño homenaje a su carrera recopilando una fina selección de frases.

  • La historia es un profeta con la mirada vuelta hacia atrás: por lo que fue, y contra lo que fue, anuncia lo que será.
  • Las paredes son la imprenta de los pobres.
  • Si me caí, es porque estaba caminando. Y caminar vale la pena, aunque te caigas.
  • Para no ser mudos, hay que empezar por no ser sordos
  • Para mí, las únicas certezas dignas de fe son las que desayunan dudas cada mañana.
  • La violencia engendra violencia, como se sabe; pero también engendra ganancias para la industria de la violencia, que la vende como espectáculo y la convierte en objeto de consumo.
  • Yo creo que fuimos nacidos hijos de los días, porque cada día tiene una historia y nosotros somos las historias que vivimos…
  • El amor se puede provocar, dejando caer un puñadito de polvo de quereme, como al descuido, en el café o en la sopa o el trago. Se puede provocar, pero no se puede impedir. No lo impide el agua bendita, no lo impide el polvo de hostia; tampoco el diente de ajo sirve para nada. El amor es sordo al Verbo divino y al conjuro de las brujas. No hay decreto de gobierno que pueda con él, ni pócima capaz de evitarlo, aunque las vivanderas pregonen, en los mercados, infalibles brebajes con garantía y todo.
  • La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo.
  • Solo los tontos creen que el silencio es un vacío. No está vacío nunca. Y a veces la mejor manera de comunicarse es callando.

Te recomendamos leer “Las Venas Abiertas de América Latina” y “Memoria del Fuego” para extender tu conocimiento sobre el maravilloso autor; y descubrir por qué se le da el título de “siempre y de forma inquebrantable del lado de los condenados”.