Diana de Gales, la princesa revolucionaria que cambió a la realeza inglesa

Diana de Gales murió el 31 de agosto de 1997 en un trágico accidente automovilístico

La princesa Diana fue, sin duda, la figura más emblemática de la realeza inglesa, robándole cámara a la Reina Isabel II y su muerte colapsó al mundo.

El 31 de agosto de 1997, Lady Di, falleció en un trágico accidente automovilístico a la edad de 36 años, junto con su entonces pareja Dodi Al Fayed. Estaban huyendo de de los paparazzi en un coche por las calles de París cuando se impactó contra las columnas de un túnel.

Diana Spencer es a pesar del tiempo la princesa más revolucionaria de la monarquía inglesa y estas acciones lo demuestran.

Si alguien logró romper con los códigos de vestimenta de la realeza, es fue Lady Di. Fue la primera en atreverse a vestir de negro en actos oficiales cuando antes solo estaba reservado para funerales. También mostraba sus hombros y entabló amistad con Versace, el diseñador, más polémico de la moda.

No ocultaba sus muestras de cariño hacia sus hijos. Podía llevar a sus hijos a cualquier visita oficial que tuviera que hacer junto con su esposo el Príncipe Carlos. “Dar abrazos no tiene efectos secundarios”.

Se convirtió en el rostro humano de la realeza. Sin importar la condición física, emocional o sexual de la gente daba abrazos y besos a la gente que visitaba. Lo mismo visitaba enfermos, presos, gente en pobreza extrema y por eso era tan querida en el mundo.

Siendo de la realeza, alcanzó su estatus como celebrity, codeándose estrellas como Michael Jackson, Elton John,  John Travolta y Liza Minnelli.

A ella no le importó hablar de las infidelidades de su esposo, quien es el heredero al trono. Mientras otros miembros de la monarquía mantenían una actitud de callar y mirar para otro lado, ella decidió levantar la voz y exhibir este comportamiento de Carlos. Al final logró divorciarse de él, y se dice que a partir de ese día fue feliz.

En cuanto a Carlos, cuando falleció Diana logró contraer nupcias con Camilla.