Intriga infantil, la etapa del ‘por qué’ de los niños

Si no sabes la respuesta a algún 'por qué', sólo responde: "Yo no lo sé pero seguramente alguien lo sabe".

Todos los niños atraviesan la ‘etapa del por qué’, es precisamente en la cual tiene un “por qué” para todo. La intriga infantil, como es conocida, ayuda a que los niños desarrollen su imaginación y a que busquen una respuesta (y posteriormente solución) a todo.

Al inicio, la curiosidad infantil se manifiesta mirando y manipulando objetos. Más tarde, su interés se desplazará de las cosas a las palabras que los representan.

Cuando se adentran en el ‘terreno verbal’ empiezan a aprender habilidades lingüísticas que posteriormente le serán de gran ayuda. Éstas dependen en gran parte de cómo los padres hayan respondido sus preguntas en sus momentos de intriga infantil, es decir, en la ‘etapa del por qué’.

Durante esta etapa, los niños pueden preguntarse sobre cuestiones de la vida cotidiana y en otras, sobre cosas trascendentales que talvez tú jamás te has preguntado.

En ocasiones, podemos no tener la respuesta a su “por qué” y en vez de encoger los hombros o inventarnos una historia, lo mejor es responder: “Yo no lo sé pero seguramente alguien  lo sabe”.

Si te inventas una historia, estarás mintiéndole y fomentarás la mentira. Por otro lado, se generará un nuevo “por qué”, luego otro y luego otro. Sus preguntas se encadenarán con más preguntas y luego no podrás huir.

La intriga infantil la hemos pasado todos pero algunos, en mayor medida que otros. Así que esta respuesta nos ayuda a afirmar que sí es posible saberlo que que debe seguir buscando respuesta a sus interrogantes. No te preocupes, las típicas preguntas de “¿Por qué llueve?”, “¿Por qué las manzanas son rojas?”, “¿Por qué comemos?” o “¿De dónde vienen los niños?” son muy normales.