Las infusiones no son aconsejables para los niños

No es recomendable que los niños beban infusiones como el té o el café.

Quizá sin la intención de perjudicarlos, en ocasiones los padres pueden cometer errores en la organización de las comidas de los niños. Para darle otro sabor a la leche, es posible que se recurra a un té negro o una café, aunque solamente sea en pequeñas cantidades, pero hay razones para evitar que los niños consuman este tipo de infusiones.

La salud de los niños es importante, es por ello que debemos evitar que tomen infusiones como el té o el café, pues no son recomendables.

Para empezar, esta clase de infusiones no solo no le aportan nutrientes necesarios para su desarrollo, sino que incluso los afecta negativamente. Si están con diarrea o alguna comida los indigestó, jamás se debe recurrir a un de hierbas, ya que existe el riesgo de ocasionarles una intoxicación aún mayor.

En cuanto al té y al café, dos de las infusiones más comunes, los puede estimular y excitar su sistema nervioso por las sustancias como las xantinas, que generan este efecto. Además, se impide que los niños asimilen el hierro de una comida, ya que se bloquea su absorción intestinal. Asimismo, es posible que les irrite el estómago.