Los mexicanos tenemos malos hábitos de lectura

Cerca de un 81.2% de los mexicanos tienen malos hábitos de lectura

De acuerdo con un encuesta de opinión realizada por Gabinete de Comunicación Estratégica y Kaleydoscopio cerca del 81.2% de los mexicanos tienen malos hábitos de lectura y el 63.8 por ciento están poco interesados en ella.

De este porcentaje la gran mayoría consume libros de ciencia ficción y el 59.2% prefierena los autores extranjeros.

Estos resultados compartidos por Notimex revelan que se realizaron 600 encuestas en 32 entidades del país, en las que participaron hombres y mujeres mayores de 18 años de edad en la que sólo el 2.4 % de los encuestados revelan que los mexicanos están interesados en la lectura.

Y bueno se ha descubierto que los mexicanos amamos la ciencia ficción ya que cerca del 66.3 por ciento la consumen mientras que el 58.2 se inclina por el género romántico, el 57.8 por ciento por los libros de aventura y el 55.9 por el terror.

Los libros que van dirigidos a los niños le interesan al 54.1 por ciento, los temas policiacos al 53.5 por ciento y los temas enfocados a autoayuda al 47.7 por ciento.

Lo más increíble de esto es que pocos saben el nombre del escritor al que están leyendo o que han leído nombres como Octavio Paz, Carlos Cuauhtémoc Sánchez, Juan Rulfo y Carlos Fuentes lo recuerdan en promedio sólo 2.2 por ciento.

Autores como Amado Nervo, Carlos Monsiváis, José Emilio Pacheco, José Vasconcelos y Elena Poniatowska fueron recordados por menos del 2 por ciento.

Los autores extranjeros son de menor interés para los mexicanos ya que prefieren a los extranjeros siendo  el colombiano Gabriel García Márquez el más recordado, seguido del brasileño Paulo Coelho, el chileno Pablo Neruda y el español Miguel de Cervantes.

Ahora que se acerca  el Día Internacional del Libro Infantil este 2 de abril, aprovechemos para fomentar la lectura en los más pequeños, propongan un reto en casa de leer un libro al mes por lo menos para que estos porcentajes y estadísticas de los mexicanos interesados en la lectura cambien.

 

También podría gustarte