Maneras sencillas de parar una rabieta

Maneras sencillas de parar una rabieta

Tu hijo pone a prueba tu paciencia en los momentos más incómodos, no te dejes manipular y usa toma en cuenta estas maneras sencillas de parar una rabieta.

No dejes que toda tu sangre suba a tu cabeza en estas ocasiones, comencemos por entender a tus hijos. Un niño en esta edad no posee un lenguaje suficientemente desarrollado para expresarse correctamente y no sabe qué hacer cuando se enoja o se frustra. Estas emociones para él pueden ser muy intensas y lo llevan a comportarse de manera irracional, sigue estos consejos para terminar con sus berrinches.

  1. Tira una rabieta junto a ellos, exagera tus expresiones y llama su atención tanto como puedas, al quedar sorprendido por tu actuación puede dejar de llorar.
  2. Distraerlo, apuntar hacia otro lado y decir algo como “¿Acaso es eso un (cualquier cosa que le guste) por allá?”, al menos en ese momento puede distraer su enojo.
  3. Mantén un rico bocadillo en tu bolso para intercambiar por su silencio.
  4. Tíralo hacia arriba, no de manera violenta, pero un niño no puede resistir sentirse emocionado cuando uno juega con ellos de esta manera.
  5. Abrázalos, al contrario de ignorarlos lo que tus hijos buscan en atención, transmite paz y deja que se calme.
  6. Mantén un juguete llamativo a mano, trata de cambiarlo entre salidas para llamar su atención.
  7. Diles que pueden elegir un lugar a donde ir o un tipo de actividad, un momento en el parque o dales a elegir la película que verán más tarde.
  8. Acércate a él y susurra en su oído, si no te pueden escuchar lo más seguro es que bajen sus gritos para poder escucharte.

Una vez paren las rabietas y ya no te encuentres en un lugar público, conversa con él y deja claro que su comportamiento es inapropiado y habrá consecuencias por sus acciones. Dile que comprendes que se siente frustrado pero hay otra manera de manejar estas emociones.

Al final dile que lo amas y deseas lo mejor para él, la comunicación los hará más unidos.