Oler la historia del perfume es posible en el Gran Museo del Perfume en París

Los perfumes más famosos y antiguos en un museo único

París es la ciudad luz, la preferida por los enamorados y ahora por aquellos amantes del perfume quienes pueden oler, sentir y percibir el aroma de la historia de algunos de los perfumes más emblemáticos de los últimos tres mil años en un museo.

Vivir esta experiencia es posible en  “Le Grand Musée du Parfum” (El Gran Museo del Perfume) ubicado en un antiguo edificio de la calle donde se reúnen las principales tiendas de moda, Faubourg Saint-Honoré, que tiene un espacio de mil cuatrocientos metros cuadrados que albergan una gran variedad de fragancias.

Lo que distingue a este museo es que las grandes casas del perfume mundial, la gran mayoría de ellas francesas, están presentes, lo que permite a los visitantes “una inmersión olfativa” en los aromas de la historia y en algunas de las marcas de perfume más recordadas.

En una entrevista para la agencia Notimex, la directora general del museo del Perfume, Sandra Armstrong explicó: “Aquí no se contemplan los objetos que se exponen, aunque hay muchos, aquí se huelen los perfumes y las materias primas con las que se hacen”.

 

El museo del perfume en París
“Le Grand Musée du Parfum”

El método de exposición es sofisticado y elegante lo que hace que destaque de entre los demás museos. Son tres pisos dentro del edificio que fuera la casa de moda del diseñador Christian Lacroix, en donde los visitantes se llevan una experiencia cultural y divertida.

Tiene además “una revolucionaria tienda conceptual” en la que se muestran decenas de marcas de perfumes y libros, así como objetos relacionados con el mundo de los buenos olores.

Armstrong  explicó que “este museo está dedicado enteramente al perfume, al sentido del olfato y al arte del perfumero”. Nuestra vocación es responder a preguntas de cómo trabaja un diseñador de perfumes, como los crea, y cuales son los perfumes más emblemáticos de cada época”.

Además de la experiencia olfativa en la puedes conocer 72 olores y perfumes de todo el mundo y de todas las épocas,  los visitantes conocen historias interesantes como que Napoleón bebía agua de colonia.

La primera parte del recorrido inicia en el sótano donde se exhibe la historia del perfume, en el segundo piso descubres “la inmersión sensorial en los olores cotidianos” y la última “es un homenaje a los creadores de perfume a los que les eleva al nivel de artistas”.

Además se pueden descubrir olores “buenos y malos”, de los que más llaman la atención son el aroma del canabbis y la recreación del olor de un antro nocturno.