El papel de la prolactina durante la lactancia

La prolactina es una hormona producida por la hipófisis, una glándula pequeña ubicada en la base del cerebro.

La función de la prolactina es estimular la producción de leche materna durante toda la lactancia, por ello se encuentra en mayores cantidades en las mujeres embarazadas. Sin embargo, si se detecta un alto nivel de prolactina en la sangre, puede ser un indicador de un tumor productor de prolactina, encontrado en la hipófisis.

Es recomendable que se mida el nivel de la prolactina en la sangre porque podría también ayudar a determinar la causa de una galactorrea, la causa de dolor de cabeza y alteraciones visuales, la infertilidad y la disfunción erectil, diagnosticar y tratar prolactinomas y evaluar la función de la hipófisis. Para determinarlo se realiza una extracción de sangre.

Otras causas para tener un alto nivel de prolactina es en la sangre se derivan de enfermedades del hipotálamo, enfermedades renales, hipotiroidismo, estimulación crónica del pezón, tumores de la hipófisis y ovarios poliquísticos.

El nivel de prolactina es elevado durante el embarazo y después del parto, pues contribuye a estimular el desarrollo de la glándula mamaria y a mantener la producción de leche materna, respectivamente. Durante la lactancia, la succión del bebé juega un papel importante en la liberación de la prolactina.

Otro aspecto que hay que tomar en cuenta es que la prolactina suele elevarse según la hora del día, la jornada y las horas después de levantarse o haber estado en reposo. Además, debe tomarse en cuenta el sexo y la edad.