Miedo, la causa de los trastornos mentales

¡Tengo Miedo!

El miedo es una alteración del ánimo que produce angustia ante el peligro o un eventual perjuicio, ya sea producto de la imaginación propio de la realidad.

Esta emoción también funciona como un método de supervivencia ya que pone en alerta a las personas y los animales frente a una amenaza.

Presentar miedo excesivo puede ser la causa de trastornos mentales como ansiedad generalizada y estrés postraumático, mientras que la ausencia de éste pone en riesgo la supervivencia del individuo.

“Los individuos precisamos controlar el balance entre el miedo exagerado y la carencia del mismo para poder sobrevivir”, afirmó el investigador Francisco Sotres Bayón del Instituto de Fisiología Celular de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Para el desarrollo del proyecto decidió hacer una investigación en ratas para determinar por qué algunas situaciones producen más temor y otras se pueden enfrentar. El doctor explicó a UNAM Global que puso un ejemplar en un pequeño laberinto y en dos extremos comida, donde la rata debe vencer el miedo a una parrilla levemente peligrosa que se encuentra a su paso, para obtener una recompensa.

La idea es que el modelo domine el temor, a fin de estudiar cuándo y dónde el cerebro procesa el balance entre memorias de miedo (peligro) y de recompensas (seguridad) y cómo se logra un balance entre estos dos.

“En el caso del estrés postraumático un miedo exagerado, la idea de estudiar este conflicto motivacional para aplicarlo al estrés postraumático, es ver cuáles son los mecanismos naturales del cerebro que son necesarios para inhibir el miedo”, comentó. “Entonces posiblemente una persona que tiene estrés postraumático o ansiedad su cerebro funciona de una manera tal que no permite que se inhiban o se supriman los miedos”, comentó.

 
Este estudio es importante para tratar desórdenes emocionales como estrés postraumático o ansiedad y agregó que la intención no es inhibir el miedo en los individuos, pues buscan un balance para que no exista exageración en miedo ni en la búsqueda de recompensas.