Olvídate de los estereotipos, toma el control en la cama

Estimular el punto G no es algo que se aprende fácil sólo la práctica va logrando que cada día sean mejores. Que un hombre sepa dar sexo oral tampoco es tarea sencilla por lo que es importante que te involucres y le enseñes a tu pareja lo que más te gusta.

Por lo regular solemos pensar que nosotras las mujeres debemos estar en pose misionero y ellos tienen que hacer todo el trabaja, pero porque no cambiar ese chip y nosotras tomar la iniciativa y el control para tener cada día mejor sexo y controlar TU placer. Al expresar nuestros deseos puede hacer que el sexo sea cada vez más candente y que tu pareja se ponga las pilas.

A muchas mujeres, aunque no lo queramos admitir nos gusta el dirty talk, la forma más efectiva es que tu inicies la conversación. Empodera un poquito a tu galán para que lo excites y se abra contigo a decirte cosas que te prenderán. 

Algunos hombres pueden sentirse espantados o incómodos, no porque lo sean si no porque no quieren decir algo ofensivo o sin sentido, pero con el tiempo accederá y ambos se sentirán muy cómodos y hablarán sin tapujos de sus fantasías.

Una errónea creencia que tenemos tanto hombres como mujeres, pero más ellos, es que si te penetran con fuerza llegarás al orgasmo, pero esto no es así.

A la mayoría de las mujeres nos gusta el sexo lento o a un ritmo moderado porque sentimos completamente a nuestro chico, dentro de nosotras y como roza con nuestro clítoris su cuerpo. No tengas miedo a ponerte encima de él para poder enseñarle el ritmo que a ti te gusta y con el que tú disfrutas más.

No hay nada que nos haga sentir más guapas y felices que recibir cumplidos ardientes sobre tu cuerpo por parte de tu pareja. Es una manera de levantar un poquito tu ego y de estar más segura de ti misma por como él te percibe a la hora de hacer el amor. Pregúntale como “¿Te gusta mi trasero? o “¿Cómo luce mi cuerpo?”, “¿Te vuelve loco mi pecho?”.

Pídele que te lo haga de otro modo, no tengas miedo. Si no te ha hecho sentir como tu has querido pideselo eso también los sacará de la rutina.

Si tu chico ya lo intentó pero no funciona, se tú la que mueva ese ambiente.  Guíalo con tu mano o tus dedos para que vea lo cómo te gusta y a qué velocidad.

También puedes ser más atrevida si lo invitas a ver películas eróticas o pornográficas y decirle textual “Quiero que lo hagamos así”, eso además de encenderlo lo llevará derechito a estudiar cada una de las escenas y ha hacerte el amor como te gustaría, además que tomará las riendas del sexo como se debe sin torpeza alguna o brusquedad.

Ahora ya sabes que no te tienes que sentir a pena con hacer tus peticiones a tu pareja, al contrario de lo que muchos piensan, eso los ayudará a tener un mejor sexo, a romper la rutina y a conectarse mejor.

La experiencia sexual es muy importante para nuestro bienestar físico y mental así que no tengas miedo con pedirlo.