Síntomas y tratamiento de los cálculos biliares

Si tienes algún síntoma, consulta con un doctor para detectar si tienes cálculos biliares, en cuyo caso deberá darte algún tratamiento.

Los cálculos biliares son unas piedrecitas que se forman en la vesícula biliar cuando los jugos digestivos que produce el hígado se almacenan y solidifican.

Los cálculos biliares pueden ser de dos tipos:

  • Cálculos compuestos de demasiada bilirrubina en la bilis
  • Cálculos compuestos de colesterol, también conocidos como pigmentarios, que son los más comunes

Quienes están más propensos a sufrir de cálculos biliares somos las mujeres, las embarazadas, los mayores de 60 años y las personas con sobrepeso, alto colesterol, diabetes o antecedentes familiares.

Aunque no todos los que tienen cálculos biliares han tenido síntomas, se deben detectar para evitar complicaciones futuras. Si no tienes síntomas, sal de las dudas con algunas pruebas médicas como:

  • Ecografía abdominal
  • Tomografía computarizada abdominal
  • Gammagrafía de la vesícula biliar con radionúclidos
  • Colangiografía transhepática percutánea (CTHP)
  • Pruebas de la función hepática y análisis de sangre
  • Radiografía

La falta de síntomas y por tanto, de diagnóstico, inciden en que los que padecen de cálculos biliares no siempre siguen un tratamiento.

El tratamiento para los cálculos biliares consiste en una cirugía después de que los síntomas hayan iniciado. Esta elimina todos los síntomas en la gran mayoría de casos.

La técnica más utilizada en la actualidad como tratamiento de los cálculos biliares se conoce como colecistectomía laparoscópica, que es la extracción de la vesícula biliar mediante pequeñas incisiones quirúrgicas que permiten una recuperación mucho más rápida.