Vintage vs. Viejo y usado, la verdadera diferencia

Vintage vs. Viejo y usado, la verdadera diferencia

Considera estos aspectos para diferenciar una prenda que vale la pena, descubre lo que se considera vintage y qué se considera usado y viejo.

Una pelea constante de la que muchas personas no saben cómo identificar a cada una, la diferencia entre una pieza vintage y una vieja y usada puede ser compleja. Hay ciertas maneras de distinguir la una de otra, con esta base puedes conocer más sobre el tema y evitar comprar cosas que no son de buena calidad.

Una pieza vintage es el resultado de la resistencia sobre los años debido a su calidad y estilo. La mayoría de estas prendas pudo haber significado algo en el pasado de connotación histórica y cultural. La construcción de la prenda puede ser más complicada que la de una pieza normal, esto explica por qué se mantienen a pesar del tiempo.

Algo que hay que tomar en cuenta es que las tallas suelen ser más pequeñas que las actuales, el sobrepeso no era tan común como hoy en día y debido a esto tallas tipo plus pueden ser difíciles de encontrar.

Siempre considera la época que te llama la atención, ya sea algo tipo Gatsby como en los 20’s o si bien amas el estilo de Mia Farrow a finales de los 60’s. Tener estas referencias hará más sencillo el encontrar algo que realmente uses. Aun así, si hay algo en una prenda que llama tu atención a primera vista pruébatela, puedes sorprenderte.

Revisa bien toda la prenda, este paso es sumamente importante. Revisa ruedos, hilos sueltos, botones, zippers o busca manchas u hoyos. Probarte la prenda ayuda también en este sentido ya que se aprecian mejor los detalles.

Trata de evitar las compras por Internet para este tipo de ropa, muchas personas reclaman tener prendas de diseñador antiguas pero no hay manera de verificar su originalidad sin mencionar que el talle no puede ser lo que esperabas y estas prendas suelen venderse a altos precios.

Ahí lo tienes, ahora puedes comprar ropa vintage para darle un toque retro a tu guardarropa. Recuerda darle los cuidados adecuados (nada de meter a la lavadora o secadora) y disfruta de tu nueva habilidad para las compras.