Regaderas con chip en Singapur para ahorrar agua y dinero

Esta tecnología muy pronto será usada en todo el mundo

En Singapur hoy comenzaron los trabajos para la instalación de regaderas inteligentes, que gracias a un chip informarán cuánta agua se usa por ducha, a fin de ahorrar el vital líquido y también dinero. El objetivo del gobierno es que 10 mil nuevas casas que se construyan en los próximos años se encuentren equipadas con estos artefactos.
Como primer paso del Smart Shower Programme (programa inteligente de duchas) este viernes comenzó la recepción de propuestas para el abasto de las regaderas inteligentes, que se concretará en el primer trimestre de 2018.

El programa surgió de un estudio que realizó la Universidad Nacional de Singapur de julio de 2015 a marzo de 2016, el cual encontró que la gente modera su empleo de agua si sabe cuánta está utilizando.

Cuando se sabe en tiempo real cuánta agua se usa en un regaderazo, las personas pueden ahorrar hasta cinco litros de agua por persona por día, y esa cantidad significa un ahorro mensual del tres por ciento en su factura, dijeron autoridades.

Además, los datos proporcionados por la regadera inteligente podrían llevar un registro puntual en una aplicación móvil, de tal modo que los usuarios siempre sepan su consumo de agua.

El uso de las regaderas significa alrededor del 30 por ciento del consumo mensual de agua de un hogar, según sus estimaciones.

De acuerdo al Informe 2015 de las Naciones Unidas sobre los recursos hídricos en el mundo, a la fecha existe agua suficiente para atender las necesidades, pero se debe de cambiar el modo en que se usa, se maneja y se comparte.

La crisis hídrica mundial es una crisis de gobernanza mucho más que de recursos disponibles: para 2030 la estimación es que habrá un déficit mundial de agua del 40 por ciento, mientras el mundo crece a un ritmo anual de 80 millones de personas.

Cita que en el mundo existen 263 cuencas transfonterizas, de las cuales 158 carecen de cualqier tipo de marco de gestión cooperativa.

Dos tercios de las 105 que sí tienen ese marco incluyen a tres o más estados ribereños, pero menos de 20 por ciento de los acuerdos son multilaterales.