Javier Duarte se queja de maltrato en cárcel de Guatemala

En una carta difundida en redes sociales, el exgobernador pide trato igualitario

El exgobernador Javier Duarte afirmó en una carta difundida en redes sociales que se encuentra aislado, que no se le permite hacer deporte y que no tiene con quien platicar en la prisión de Guatemala en la que está recluido desde el pasado 16 de abril. Además pidió un colchón, un ventilador y una lámpara en su celda.

La carta, fechada este martes 25 de abril, Duarte escribió: “me encuentro aislado con los otros privados de la libertad. No se me permite hacer deporte y escasas veces he conversado con alguien, por lo que yo he preguntado del por qué me encuentro en esas condiciones, y se me ha informado que esa es la orden por parte de la dirección del sistema penitenciario”.

Desde Ia prisión ubicada dentro del Cuartel Militar Matamoros, el exgobernador de Veracruz expone: “no solicito que se me trate de forma especial, sólo quiero que se me trate con igualdad, como lo establecen los convenios internacionales y la Constitución Política de Guatemala.

Tras su detención, autoridades guatemaltecas informaron que Duarte permanecería en una celda “unipersonal” junto a otros 27 reos, en su mayoría considerados de “alta vulnerabilidad”.

Entre éstos figura Eduardo Villatoro Cano, alias “Guayo Cano”, un poderoso narcotraficante guatemalteco, al igual que tres exfuncionarios de la Secretaría de Bienestar de la Presidencia de Guatemala (SBS), procesados como presuntos responsables por un incendio en un hogar para menores que el 8 de marzo provocó la muerte de 41 adolescentes de entre 14 y 17 años.

El centro de detención, con capacidad para 30 internos, cuenta con protocolos de seguridad de “nivel alto” y las condiciones de su detención no son diferentes a los demás internos.

Uno de los últimos casos de extradición desde Guatemala a México se cumplió en abril de 2016, fue el caso de David Solórzano Ortiz (o David Soberanes Ortiz o Marvin Campos Peña o Luis Antonio Ortiz Arreola), alias el “Chombo”, presunto líder de la organización criminal Los Zetas en el sureste de México y Centroamérica.

Javier Duarte será juzgado por los delitos de corrupción, lavado de dinero, entre muchos otros cargos.