México no necesita líderes mesiánicos, afirman empresarios

Aislarse del mundo no conviene a México

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, sostuvo que el aislacionismo significa quedarse atrás como nación, lo que ya se ha visto en la historia y no se puede volver atrás con liderazgos aislacionistas o mesiánicos.

En declaraciones a los medios durante la Convención Nacional de Delegaciones, Sectores y Ramas de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) que se lleva a cabo en la capital del Estado de México, indicó que “aislarnos significa quedarnos atrás”.

El líder del sector empresarial destacó que se han visto experiencias en ese sentido con otros países, y la lucha que tienen que librar por salir adelante, ya que tuvieron un periodo de aislacionismo que no ayudó al desarrollo, por lo que “no se puede volver a atrás”.

En ese sentido, Castañón manifestó que México debe continuar con un proyecto de nación libre, abierto al mundo, en un modelo económico que permita la creatividad y la innovación.

Destacó que debe haber políticas que defiendan los intereses nacionales, lo cual se tiene que dar en el contexto de un proyecto de apertura, con respeto a las demás naciones, pero buscando las sinergias y no el rompimiento.

“Nosotros estamos convencidos que en América del Norte, los tres países podemos tener una agenda que nos ayude a ser competitivos”, y así generar más empleos en estas naciones, enfatizó el presidente del CCE.

Agregó que al sector empresarial le interesa que el libre comercio continúe, “nos interesa que podamos seguir teniendo abiertos los mercados”, por lo que es importante que se tengan acuerdos entre los países de América del Norte para alcanzar un fortalecimiento regional.

El Consejo Coordinador Empresarial fue fundado en 1976, como una respuesta del sector productivo nacional a la creciente intervención del gobierno en la economía y la aplicación de medidas claramente populistas.

Su objetivo es coordinar las políticas y acciones de los organismos empresariales, e identificar posiciones estratégicas con soluciones específicas, que contribuyan a diseñar políticas públicas para elevar el crecimiento económico y el nivel de competitividad, tanto de las empresas como del país.