Mujer celosa duerme a su novio y le corta los testículos por infidelidad

Una mujer enfureció cuando supo que su novio tenía una amante. Tras descubrirlo ideó un plan para cobrar venganza que podría dejar helado a cualquiera.

La joven identificada como Zhanna Nurzhanova de 36 años de edad y maquilladora de profesión, organizó una cita romántica con su novio con la supuesta intención de realizar un juego sexual que consistía en atarlo de pies y manos para tenerlo a su libre disposición.

Sin embargo el joven jamás imaginó que su novia en el fondo solo planeaba castrarlo.

Al revisar el celular de su pareja, Zhanna descubrió que el joven tenía una amante, así como fotos de otras mujeres y mensajes de texto comprometedores.

Según informaron las autoridades de Kazajistán, los hechos sucedieron la noche del 21 de enero, la mujer durmió a su novio con unos sedantes después de haberlo amarrado. En poco tiempo el chico estaba dormido.

De esta manera, la mujer comenzó a golpearlo en diversas partes del cuerpo con un tubo de aluminio y luego anestesió al joven inyectándole una jeringa alrededor de la ingle.

Momentos después tomó un bisturí y comenzó a hacer incisiones en el testículo izquierdo y luego en el derecho, pero el sujeto comenzó a desangrarse.

Aunque intentó resolver el problema por su cuenta, frenando la hemorragia, fue inútil por lo que decidió llevar al joven al hospital ella misma y allí mismo quedó detenida.

Ahora la mujer enfrenta cargos que le  podrían valer una sentencia de 10 años. En tanto, el joven no murió y podrá seguir teniendo relaciones sexuales a pesar de que sus testículos fueron removidos, ya que su pene permaneció intacto.

En resumen, podrá tener sexo pero no hijos. “Si su pene todavía está en su lugar, no tendrá hijos, pero podrá tener sexo. Su cuerpo pasará inevitablemente por cambios hormonales, declinará su libido, le provocará obesidad y fatiga crónica”, declaró Bulat Shalekenov, director de la Asociación de Salud Masculina de Kazajistán.

Fuente: El Sol de Nayarit

TE RECOMENDAMOS

El velorio más triste congregó a 200 personas por una foto en Facebook