Pence solicita más presión y aislamiento a Corea del Norte

Las medidas serían para encaminar al país oriental a la desnuclearización.

 

Mike Pence, vicepresidente de los Estados Unidos, ha afirmado que tratará de solicitar para “poner de acuerdo a la comunidad internacional” y así “aplicar más presión diplomática y económica” sobre Corea del Norte con vistas a conducirle a una desnuclearización.

Pence menciona que mantienen “todas las opciones abiertas” para poder lidiar con el problema norcoreano; además de precisar que la política de la administración de Donald Trump, será “dialogar con todos los aliados en la región y del resto del mundo”, según lo mencionó en una rueda de prensa desarrollada en Tokio, durante su visita a Japón.

El diálogo es necesario, pero también es necesario ejercer presión”, así lo afirmó el vicepresidente estadounidense, también añadió en este sentido que Estados Unidos aboga por someter a Corea del Norte a un “mayor aislamiento” y “empujarle así al abandono total de su programa nuclear”.

Pence mencionó que el anterior enfoque ejercido por parte del gobierno estadounidense de “paciencia estratégica” ante Corea del Norte, “fracasó” y solo pudo obtener como resultados “promesas incumplidas y más provocaciones” de parte del mandatario norcoreano Pyongyang, es por eso que el gobierno encabezado por Donald Trump ejercería un nuevo plan de acción.

En estas nuevas acciones, se implementaría el intento de “unir fuerzas de la comunidad internacional”, refiriéndose particularmente en China, Japón y Corea del Sur, países que “mantienen a lo largo del tiempo una postura a favor de la desnuclearización de la península de Corea”.

Pence vertió estas palabras en el marco de una conferencia de prensa ofrecida en conjunto a su homólogo nipón y ministro de finanzas, Taro Aso, con quien mantuvo una reunión para tratar asuntos fundamentales en economía y comercio.

Anteriormente el funcionario estadounidense mantuvo reuniones con el líder Ejecutivo de Japón, Shinzo Abe, con quien pudo dialogar acerca de la estrategia común ante los repetidos ensayos armamentísticos del régimen de Kim Jong-Un, el último de ellos ocurriendo el domingo pasado.